Las 36 preguntas más íntimas.

A principios de año salió a la luz un artículo en The New York Times en el que su autora contaba cómo consiguió enamorarse gracias a las 36 preguntas que el psicólogo Arthur Aron había elaborado para generar intimidad de forma gradual. Lo que sucedió durante el estudio de este psicólogo fue que una de las parejas que realizaron el test, acabaron cansándose a los pocos meses. Y esto, sumado a la experiencia personal de la autora del artículo, ha hecho que se convirtieran en unas preguntas si bien no virales, al menos conocidas entre los que curioseamos por Internet.

Hay ciertas cosas que uno no sabe de sí mismo hasta que llega otra persona y te las dice.

Como os imagináis, y si no lo hacéis os lo cuento, en cuanto di con ellas las apunté en mi cuaderno y esperé pacientemente a que llegara el día en que alguien quisiera probar este experimento conmigo. Y ayer fue ese día.

Antes de empezar a contaros nada, debo decir que en ningún momento pensé que con estas 36 preguntas podría enamorarme, pero tras echarles un vistazo rápido (ya que no quería condicionar mis respuestas por haber leído las preguntas antes) sí que pensé que podrían servir para lograr conocer un poco más a la otra persona.

Ahora bien, el test está dividido en tres sets de 12 preguntas. En cada set se incrementa un poco el nivel de “profundidad” de estas, por llamarlo de alguna forma.

Las 12 primeras son bastante sencillas, un poco para contar vuestra historia sin entrar en detalles. Curiosidades se podría decir (“para ti, ¿cómo sería un día perfecto?”).

En el segundo set las preguntas van cogiendo otro color. Algunas pretenden que desvelemos recuerdos del pasado, nuestros valores, nuestros logros, relaciones familiares y con amigos o cosas que nos gustaría hacer y que por algún motivo aun estamos esperando. Además comienza una corriente de preguntas acerca de las impresiones que ya empiezas a tener de tu interlocutor. Características positivas, cosas en común…

Y ya en el último set es donde estas confesiones acerca de lo que te gusta de esta persona llegan a su punto álgido, es decir, preguntas como “cuéntale a tu interlocutor algo que ya te guste de él” o “dile cosas que no dirías a alguien a quien acabas de conocer”. También hay suposiciones de futuro, lo cual se repite a lo largo de todo el test, pero en este set se manifiestan en cuestiones como “Si fueras a morir esta noche sin posibilidad de hablar con nadie, ¿qué lamentarías no haber dicho a alguien?”.

En cualquier caso, aquí os dejo un enlace con todas las preguntas y con lo que os he explicado arriba un poco más en detalle.

Ahora pasemos a lo importante, la sensación que tuve al hacer este experimento. En las instrucciones, por así decirlo, te dan un tiempo estimado de unos 45 minutos. Bien, yo tardé unas 2 horas en hacer el test completo. Al principio te ciñes a contestar únicamente lo que te preguntan, pero poco a poco te vas soltando y una respuesta te puede llevar a contar algo más y varias veces dio lugar a una mini conversación entre pregunta y pregunta. Llega un momento, no sabría deciros si fue a partir del segundo set o antes, que el mundo que te rodea deja de importar. Simplemente desaparece. En mi caso estaba en una calle muy transitada tomando algo y creo que cuando me quise dar cuenta ya eran las tantas y estaba todo vacío. Desde luego la mayor sorpresa del test no es lo que aprendes del otro, si no lo que aprendes de ti mismo. Una vez que empiezas entras como en una cápsula de la que sales algo mareado. Sencillamente hay cosas que el día a día no te permite plantearte y estas preguntas te lo ponen delante y no te queda otra que soltarlo y además, compartirlo con alguien a quien no conoces. Conseguí hablar con esta persona sobre temas que quizás en un primer encuentro normal hubieran sido totalmente contraindicados pero en este contexto crearon una atmósfera algo mágica.

La única parte que finalmente ignoramos fue la de mirarse a los ojos durante 4 minutos. Lo cierto es que en la versión original no estaba incluida, así que más o menos lo reproducimos todo de manera fiel.

Como podéis ver, creo que ha sido una experiencia muy positiva y desde luego me ha valido para establecer unas bases con esta persona. ¡Ya os iré contando qué sucede con el paso del tiempo!

¿Y vosotros? ¿Habéis probado algo parecido alguna vez?

M.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s