Lo que he aprendido.

Hace unos días os contaba que en octubre es (en realidad ya fue) mi cumpleaños, así que yo venía dispuesta a hacer un resumen de mis últimos 365 días…pero me he dado cuenta de que probablemente el aprendizaje y los cambios que he llevado a cabo se venían gestando desde hace más tiempo y finalmente culminaron en este último mes. El comienzo de curso, hace exactamente 30 días, fue el punto de partida de la reflexión que os traigo hoy. ¿Me acompañáis?

353279-admin

Fuente: Google.

Creo que el primer epígrafe tiene que ser sin duda el siguiente: ¡no miréis atrás! El pasado es una fuente de sabiduría y aprendizaje, en el fondo es nuestra historia, pero no hay que echar la vista atrás para arrepentirse o sufrir, lo hecho está hecho, lo vivido ya nos ha marcado en su momento, no hay que dejar que nos invada para siempre. Si has tomado decisiones, aunque ahora te parezcan incorrectas, en su momento las tomaste por algo, así que respeta a tu “yo del pasado” y sigue adelante.

Mientras ponía en orden mi guarida descubrí también unas cuantas cosas que me esperaron durante años a que llegara el momento de ser utilizadas: bolsitas, papeles para hacer manualidades, cuadernos preciosos pero poco prácticos, alguna estilográfica…Esto no puede ser así. Debemos utilizar las cosas cuando las tenemos, cuando nos gustan y, extrapolando esto a un campo más importante, debemos disfrutar de las situaciones que se nos presentan en el momento, en el ahora. No sabemos qué pasará mañana por más que lo planeemos, por tanto ¡agárrate con fuerza a lo que tengas y disfrútalo!

Esto me lleva a otro punto que he ido aprendiendo con los años pero que por fin empiezo a aplicar: aprende a decir sí. Desde pequeñitos nos inculcan lo contrario: “Tienes que saber decir ‘no’ cuando algo no te gusta o no quieres hacerlo”. ¡Y estoy totalmente de acuerdo! Pero llevo demasiado tiempo diciendo que “no” por el motivo equivocado: el miedo. Estoy empezando a aceptar las oportunidades que aparecen sin mucho esfuerzo, esas cosas que se dan sin más y que me apetecen. No puedo decir que haya superado mis miedos. Todavía tengo muchos y bastante fuertes. Los adultos también nos asustamos aunque ya no veamos monstruos debajo de la cama, pero tenemos herramientas para combatir el miedo: podemos engañar a nuestro cerebro con otros pensamientos o bien darnos cuenta de que si algo nos da mucho miedo pero también muchas ganas de hacerlo, debemos seguir adelante con ello. 

Si decides engañar a tu cerebro, que sea con pensamientos productivos. No malgastes tu valioso tiempo pensando en algo que te destruya. Ojo: si estás mal por algo, date lugar para sentirte mal. Esa sensación de malestar es necesaria para poder dejar el duelo atrás cuando sea el momento (y si no me entiendes, mira “Del revés”). La clave de este punto es que si sabes que te estás haciendo mucho lío por algo, te des cuenta de que quizás no sea para tanto. Intenta vivir día a día, planteándote pequeñas metas alcanzables que no te agobien.

Y ya por último, aunque seguro que hay un montón de ideas que se me quedan en el tintero (tengo que apuntarlas, aunque cualquiera que me conozca diría: ¿apuntar algo más? ¿es eso posible?), debo decir que he aprendido a hablar. Por fin me atrevo a decir lo que pienso, lo que siento y sobre todo a hacerlo valer. No penséis que soy una persona que se deja llevar, que va. Siempre fui de tener mis ideas claras y hacer sólo lo que realmente estuviera convencida de hacer, pero por fin me atrevo a decirlo. A manifestar lo que me gusta y lo que no, si me siento cómoda o estoy deseando irme a casa y ¿sabéis qué? Eso nos hace ser individuos y no uno más de “la masa”.

Para el próximo año llegan otros tantos retos, quizás uno de los que más me interese afrontar sea dejar de lado la sensación de vulnerabilidad que tengo cuando confío en alguien, cuando le muestro mis sentimientos…¿Qué pensáis?

Por mi parte ¡prometo traer una entrada menos filosófica el próximo día! Mañana empiezo a trabajar en ella, quizás desde fuera de la guarida…

M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s