La muerte, los idiotas con iPhone y la persona que ya no somos.

Esto es lo que pasa cuando estás unos días (¿o debería decir semanas?) sin escribir, que se te acumulan los temas ¡y tienes que hacer una entrada con semejante título!

Ayer por fin tuve un tiempo de relax para mí. La semana pasada fue realmente caótica, pero ya era viernes, había salido el sol y pude sentarme a comer en un parque, donde recordé esta entrada y decidí que ya iba siendo hora de cerrar este capítulo. Porque para mí, cerrar un capítulo es escribirlo.

Creo que voy a abordar esto empezando por el tema más doloroso: la muerte de un familiar. Nunca había estado en esa situación antes, al menos de un familiar tan cercano, por lo que no tenía las armas suficientes como llevarlo adelante. Las primeras veces son así, hay que dejarse llevar por lo que se siente y salir a flote de la mejor manera posible. Mi forma de reaccionar ante situaciones complejas suele ser la quietud, la paz más absoluta. Mi cuerpo y mente se paralizan.

Los dos primeros días fueron extraños. El mundo seguía moviéndose pero mi mundo se había ralentizado. Todo había perdido la importancia. Y entonces llegué a la conclusión de que no sólo estaba llorando por quien se marchaba, sino también por los que se quedaban y a los que esa pérdida suponía un mayor sufrimiento que para mí.

Afortunadamente esta persona tuvo una buena vida, y siento que lo que yo hice con y por ella siempre fue correcto. No me arrepiento de nada ni siento que debería haber hecho algo más. Eso también es importante.

Ya ha pasado una semana y a ratos la tristeza vuelve, pero intento pensar que para los que nos quedamos la vida sigue.

El siguiente tema va relacionado con esto, y es que mi familiar vivía muy lejos de aquí y para despedirse hubo que trasladarse hasta allí. No es la primera vez que en mi familia pasa eso. Tener que volver atrás en el tiempo y en el espacio. Desplazarse a un lugar que hace años fue nuestro pero ya no lo es. Es muy difícil. Cuando dejamos un sitio, en nuestra cabeza queda grabado tal y como era en ese momento, pero las cosas cambian, y las personas más. Recordamos nuestra relación con ellos en ese instante, pero tal relación deja de ser la misma y en situaciones tan difíciles como esta que tocaba vivir pueden pasar dos cosas: que el dolor te una o que la distancia que hubo durante tanto tiempo haya podido con todo. No diré lo que pasó en este caso, pero sí puedo decir que la sensación que se siente no es agradable. Es como viajar a una realidad distinta pero vagamente conocida. Seguro que os vuelvo a hablar de esto en otra ocasión.

Y por todas estas cosas, necesité como agua de mayo tener gente a mi lado. Abrazos sinceros. Hombros en los que llorar. Supongo que en estas situaciones te das cuenta de quién está realmente contigo. Yo descubrí que tengo en mi ex pareja a “mi persona”, como dicen en Anatomía de Grey. Ese alguien que está ahí en la situación que sea y con quien no hace falta hablar para que sepa por lo que estás pasando. También me encontré con amigos del pasado, de estos que resurgen de las cenizas cuando menos lo esperas para traerte risas, recuerdos bonitos y su compañía. Están además los compañeros de trabajo estupendos que todo lo entienden y, finalmente, los idiotas con iPhone.

Esta gente es especial. Son la cumbre del postureo. No se puede llegar a más y siempre me gustan. No me preguntéis cómo, pero más de una vez he acabado detrás de un idiota con iPhone (igual es que ya hay demasiados). Creí que podría encontrar en él a alguien con quien hablar y estaba muy equivocada. ¡Vivimos tan rápido hoy en día! La gente no se preocupa por ver a quién tiene delante. Sólo importa divertirse, sólo importa lo inmediato. No digo que esté mal, ojo. Vida sólo hay una y qué mejor que vivirla con alegría. ¿Pero cómo puede ser que seamos tan superficiales? Que no se intente escarbar un poco más. ¿Cómo puede ser que el objetivo final sea sólo verme desnuda?

Quizás tenga una mente retrógrada en un cuerpo joven, os seguiré informando.

Muchas gracias por leerme,

M.

2 comentarios

  1. Menuda mezcla de experiencias. Recuerdo entierro tal como fue el tuyo. Volver a un espacio antiguo, encontrarte con familiares, encontrarte en un estado comatoso: la vida girando a tu alrededor. Recuerdo llorar mucho, sobre todo por lo absurdo de la muerte. Toda una vida desaparece en unos instantes, los lazos que nos unían a esa persona se vuelve vagos: la rueda, sin embargo, es implacable y sigue girando. Un día de sol no es más que un día de sol.

    Respecto a los iPhone: ¿crees acaso que son los iPhone los que hacen que quieran verte las tetas? Las nuevas tecnologías no hacen más que poner de manifiesto lo que somos: animales complejos en busca de satisfacer una variedad infinita de impulsos (impulsos amoroso, sexuales, sociales…). Se puede escarbar en las profundidades y seguir deseando ver unas tetas, ¿no te parece?

    Me gusta

    • Hola! Desde luego que sí, ni un pack de experiencias podría ofrecer tantas como mi vida últimamente! jaja
      Tienes razón, la muerte choca. Dos días antes hablas con alguien y de repente ya no está, pero no porque se fue a dar un paseo o porque esté enfadado contigo, sino que ya no va a volver. Pero como he oído mucho últimamente, es “ley de vida”. Lo mejor es llorar, pasar el duelo y poder seguir viviendo sin la angustia en la garganta.
      En cuanto a la tecnología, no creo que sea exclusivamente lo del iPhone, lo pongo más como un nexo en común entre algunos hombres de mi vida.Aunque desde luego creo que las nuevas tecnologías nos proveen de todo tan tan tan rápido, que ya nos resulta hasta extraño buscar una palabra en el diccionario. Por supuesto que se puede escarbar en las profundidades y seguir deseando ver tetas, pero no creo que sea el caso, por eso me indigno jaja. Habrá que darle tiempo y ver como avanza el macho iPhone…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s