There are many things that I’d like to say to you, but I don’t know how.

No soy fan de Oasis, pero reconozcamoslo, esta canción nos la sabemos todos.

En mis años de adolescencia, cuando con mis amigas nos juntábamos en la casa de alguna del grupo, solíamos tirarnos como sacos de patatas en algún puf , llevar pantalones anchos de principios de los 2000, comer palomitas, hacernos fotos con cámaras digitales (¡CÁMARAS!) y si hay algo que no podía faltar, era buscar papel y boli y hacer una (por cada una de las presentes) partida del “CEBOLLA”.

El juego consistía, simple y llanamente, en contestar a una serie de preguntas sobre chicos. Imagínense ustedes, mis queridos lectores, toda esa hormona y entusiasmo adolescente contestando preguntas como: “¿Te casarías con..?”, “¿Te enamorarías de..?”, “¿Besarías a..?”, “¿Odiarías a ..?”, “¿Llorarías por..?”¿Amarías a ..?”

Si unimos todas las letras en negrita, ¿qué tenemos? ¡Cebolla! (Brillante, lo sé).

En resumen, por cada respuesta afirmativa sumabas un punto. Previamente  debías hacer una lista con un máximo de 6 chicos (ya que son 6 preguntas) y numerarlos. Por último, el número de puntos sería el número de chico con el que acabarías saliendo y siendo super feliz. ¡Me encantan las adolescentes! 

Pues hace un par de días encontré por Internet algo que me recordó a este tipo de juegos y me devolvió el entusiasmo de aquella época. Lo llaman el cuestionario de Proust.

En el sigloXIX se empezó a poner de moda un juego de salón inglés (qué fino suena eso, “salón inglés”) que consistía en contestar a una serie de preguntas personales y anotar las respuestas en un álbum de confesiones.

Entre 1885 y 1886, cuando el joven Proust contaba con solo 13 años, respondió a uno de estos cuestionarios titulado Confesiones. Un álbum para documentar pensamientos, sentimientos, etc. El álbum de preguntas se lo dio su amiga Antoinette Faure, hija de Félix Faure ‒que un año después llegaría a ser presidente de Francia‒, y aunque las preguntas estaban en inglés Proust contestó en francés. Años después, entre 1891 y 1892, un Proust ya entrado en la veintena respondería a otro cuestionario similar llamado Las confidencias de salón, pero esta vez totalmente en francés. Esta segunda versión, por cierto, traducía algunas preguntas de la versión inglesa e incorporaba otras nuevas. El manuscrito original de estas últimas respuestas, conocido como Marcel Proust por sí mismo, fue encontrado en 1924 ‒y subastado en 2003‒.

[…]

Décadas más tarde el periodista francés Bernard Pivot rescató lo que ya por aquel entonces se conocía como Cuestionario de Proust para su programa de entrevistas a personalidades del mundo de la cultura titulado Apostrophes, que se emitió entre 1975 y 1990.

-Alejandro Gamero: artículo completo .

¿A qué suena interesante? Pues como a mí no me van a entrevistar en ningún programa, ¡voy a aprovechar este espacio para probar el cuestionario! Ya que como dice el título de mi entrada, hay muchas cosas que contaría pero no sabría cómo, quizás esto ayude.

Antes de empezar, me gustaría decir que no he leído las preguntas, así las respuestas serán lo más auténticas posible. Intentaré también no corregirlas, es decir, una vez que las escriba, ¡así se quedarán!

Empezamos:

1. ¿Principal rasgo de su carácter? Diplomacia.

2. ¿Qué cualidad aprecia más en un hombre? Lealtad.

3. ¿Y en una mujer? Confianza.

4. ¿Qué espera de sus amigos? Que aunque no estén todos los días a tu lado, cuando les veas sea como si no hubiera pasado el tiempo.

5. ¿Su principal defecto? Pienso demasiado.

6. ¿Su ocupación favorita? Bueno, no es exactamente una ocupación, pero me encanta el viaje que hago al trabajo. Me lleva bastante tiempo pero disfruto de ver la carretera pasar y escuchar música.

7. ¿Su ideal de felicidad? Independencia. Vivir sola o en pareja, seguir en un trabajo que me guste y poder viajar. Supongo que es la felicidad de todo el mundo, ¿no?

8. ¿Cuál sería su mayor desgracia? Que alguien de mi familia cayera enfermo.

9. ¿Qué le gustaría ser? Feliz.

10. ¿En qué país desearía vivir? Inglaterra, without any doubt.

11. ¿Su color favorito? Azul.

12. ¿La flor que más le gusta? La margarita, por su simpleza.

13. ¿El pájaro que prefiere? No conozco muchos, pero creo que me quedo con las gaviotas. A nadie le gustan, pero si las oyes es porque estás cerca del mar.

14. ¿Sus autores favoritos en prosa? Carlos Ruiz Zafón.

15. ¿Sus poetas? Me quedo con Bécquer, también por la belleza de lo simple.

16. ¿Un héroe de ficción? Spiderman. El motivo es muy básico: actores guapos en las pelis.

17. ¿Una heroína?  Katniss Everdeen. En la época en que leí el libro (Los Juegos del Hambre)  me ayudó bastante dar con una mujer fuerte.

18. ¿Su compositor favorito? ¡Bruno Mars!

19. ¿Su pintor preferido? No tengo.

20. ¿Su héroe de la vida real? No sé si los veo como héroes, pero aquellas personas que han estudiado, investigado, descubierto cosas, creado teorías o simplemente disfrutado con aquello que yo estudio, ya me parecen maravillosas y tremendamente interesantes y complejas.

21. ¿Su nombre favorito? ¿De persona? Diría que actualmente Olivia y Javier están entre mis favoritos.

22. ¿Qué hábito ajeno no soporta? El desorden.

23. ¿Qué es lo que más detesta? Uff…pregunta difícil. En mí misma, cuando siento que intelectualmente no he llegado a la meta esperada. En los demás no soporto la mentira, que den demasiadas vueltas a las cosas…

24. ¿Una figura histórica que le ponga mal cuerpo? Cualquier dictador.

25. ¿Un hecho de armas que admire? No sé que me están preguntando aquí…si tiene armas no me va a gustar.

26. ¿Qué don de la naturaleza desearía poseer? Ser como el viento, volaaaar.

27. ¿Cómo le gustaría morir? Sin dolor.

28. ¿Cuál es el estado más típico de su ánimo? Alegre y pensativa.

29. ¿Qué defectos le inspiran más indulgencia?  Los despistes, me parecen adorables dentro de lo desesperantes que pueden llegar a ser.

30. ¿Tiene un lema? Creo que no.

¿Qué os ha parecido? La verdad es que no me ha llevado mucho tiempo contestarlo y creí que daría información más interesante…Pero me sigue gustando la idea de que esto se usara como un juego (que en su época quizás hasta era atrevido) para conocer a alguien, ¡habrá que seguir probando en este mundo “cuestionaril”!

Para los que no lo habéis visto, aquí os dejo el link de otra entrada en la que ya os hablaba de otro set de preguntas un poco distinto, quizás más íntimo que este.

Y ya lo voy dejando por hoy, ¡que seguro que si habéis llegado hasta aquí tendréis ganas de que termine el post! Pero es 7 de enero y claro, una vuelve con las pilas cargadas después de tanta festividad navideña.

Un abrazo de oso,

M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s