It’s all about the climb.

¡Hola! ¿Cómo andamos?

La verdad es que yo hoy venía a hablar de todo menos de lo que voy a hablar, pero resulta que hace unas horas me enteré de que era el décimo aniversario del primer episodio que salió en antena de Hannah Montana  y qué puedo decir, me parecía sumamente necesario hacer un post sobre ello. ¿Por qué? Pues porque pertenezco  a la generación de fan girls de principios de los 2000. De esas que comprábamos revistas con posters y de las que si no estábamos en casa conectadas a nuestro ordenador con monitor de tubo no nos enterábamos de lo que pasaba al otro lado del charco a nuestras celebrities. Eran tiempos en los que Twitter no te dejaba ni subir fotos e Instagram probablemente no era ni un proyecto en la mente de nadie, para que las nuevas generaciones os hagáis una idea de cómo estaba el patio…

hannah3

Mi hermana y yo nos llevamos unos cuantos años, por lo que su infancia coincidió con mi adolescencia, así que yo viví algo similar a una “segunda infancia” gracias a ella. Recuerdo que en mi casa solía estar Disney Channel en la tele todo el día. Encendieras la tele a la hora que la encendieras, siempre aparecía Disney Channel. Pues gracias a esas apariciones me quedé totalmente prendada de High School Musical, Hannah Montana, Raven…Y creo realmente que Disney lo va a tener muy muy complicado para repetir una época tan buena como aquella. ¿O a caso no recordáis a todas las niñas con mochilas/estuches/camisetas/fiambreras y demás cosas para llevar al cole con la cara de Hannah Montana?  Yo incluso recuerdo cuando Justin Bieber saltó a la fama que se decían cosas como “da igual lo que haga, nunca será tan famoso como Miley Cyrus”. ¡Los tiempos cambian!

Pero recuerdo toda aquella época con muchísimo cariño y a día de hoy sigo pensando que mi adolescencia fue la mejor etapa de mi vida.

Volviendo al tema, que me desvío, Hannah Montana, al igual que Raven y anteriormente Lizzie McGuire (sííííí, tú también la veías, ¡lo sé!)  a mi criterio consiguieron llegar a mi generación porque nos planteaban a chicos y chicas normales, con sus amigos fácilmente indentificables con amigos nuestros y además les añadían esa “chispita Disney”, en el caso de Miley, la peluca que la convertía en Hannah y le daba la fama y vida de estrella que a esas edades creemos tan glamurosa e ideal, y para Raven las visiones, que le permitían arreglar (casi nunca) todas sus meteduras de pata. Y a esto le podemos sumar esos decorados de habitaciones de adolescentes estupendísimas, bares muy chulos y la constante crítica a la gente superficial que todos nos hemos encontrado en el instituto (y en todas partes, para qué os voy a mentir).

Y creo que hasta aquí llega esta entrada, ¡me voy a bailar un rato el Best of Both Worlds y a dormir!

M.

PD: ¡Con tanta emoción adolescente olvidé comentar el por qué del título de esta entrada! Si habéis visto Hannah Montana: The Movie, habréis escuchado la canción The climb (y si no probablemente también, pegó fuerte en su momento). Si en 20…10? 9? En fin, si en aquel momento me emocionaba, a día de hoy todavía más porque veo como en estos años he avanzado, he “subido” y es muy bonito ver el esfuerzo y  progreso que hace uno como persona a pesar de no saber del todo a dónde va, lo importante es estar siempre en movimiento… ain’t about how fast I get there, ain’t about what’s waiting on the other side, it’s the climb.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s