Cuando nadie me ve no me limita la piel.

¡Hola! Aquí estoy otro fin de semana más, y como siempre, cuando abrí WordPress venía a hablar de algo completamente distinto a lo que voy a acabar escribiendo.

Tenía medio preparada una entrada sobre la educación, que espero publicar esta semana porque la llevo aparcando en “Borradores” demasiado tiempo, pero me puse a escuchar a Alejandro Sanz…y ya la he liado, me ha salido todo el sentimiento de dentro.

Lleva días lloviendo, el cielo se nos cae encima, sale el sol, se esconde y vuelta a llover. Y así desde que empezó el fin de semana.

Como comprenderéis con esta estampa tan gris una se pone bucólica, pensativa, abstraída y perdida en las mil lagunas que quedan en la mente asentadas por falta de tiempo o de ganas de sumergirse en ellas. Definiría esta semana que hoy dejamos atrás como intensa. Quizás desde que empezó el año todo está siendo muy intenso. En parte era lo que buscaba, pero yo, con mi personalidad robótica, llevo muy mal esto de sentir. Supongo que por eso escribo, por eso me tenéis aquí semana tras semana dando rienda suelta a mi yo más sensible y sincero. Necesito quitarme todo esto que llevo dentro y que intento cubrir de alguna manera a los que me rodean. Vivo haciéndome la dura. Por eso me encanta esta canción, Cuando nadie me ve. 

Cuando nadie me ve puedo ser yo misma. No es algo que me cueste por normal general, quiero decir, siempre soy yo misma con los demás, pero si hay algo que me hace sentir, soy incapaz de mostrarlo. Puedo quererte de aquí a la Luna y no encontrar la forma de decírtelo sin sentirme extremadamente vulnerable. Lo curioso es que no hace mucho tiempo que he descubierto este comportamiento en mí, pero lleva conmigo toda la vida.

Y aquí me tenéis, a la dura de M, ¡con la flojera de que hay gente que le está provocando sentimientos! Y me estoy volviendo loca. ¿Cómo se aguanta todo esto? Es una especie de explosión física y mental de endorfinas, hormonas y vete tú a saber qué más. Pero es totalmente incontrolable, porque por más que yo le mande a mi cerebro la orden de que no haga el idiota, que se comporte, que no me haga decir o hacer cosas estúpidas ¡no me hace ni caso! Las voy soltando una tras otra, me voy contradiciendo y sintiéndome cada vez más pequeñita y absurda.

¿Y si esto fuera..? Bueno, mejor no lo digo.

M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s