Nostalgia.

Este verano me he puesto nostálgica.

La verdad es que todavía no he dado con la raíz de todo este “desasosiego” pero, ha habido una serie de acontecimientos o, mejor dicho, de pequeños hechos que me han transladado, pincelada a pincelada, hacia otras épocas y otras personas de mi vida. (#Mfilósofa).

Puede que la primera de estas pinceladas fuera mi limpieza de armario de primavera. No sé cuántas veces lo habré dicho ya pero lo vuelvo a repetir: cuando ordenamos un espacio, nos ordenamos a nosotros mismos.
El caso es que este año, este sí que sí, decidí deshacerme de una chaqueta vaquera que de lo usada que estaba parecía blanca. La metí en la bolsa de ropa para sacar y la tiré.

Un segundo depués de lanzar la bolsa en el contenedor de ropa, pensé: ¿Qué he hecho? ¿Qué he tirado?

Ni siquiera recordaba cuándo me la había comprado ni la de viajes en los que me había acompañado. Era una chaqueta fiel y fácilmente combinable. Al rato recordé que la compré para mi graduación de bachillerato, así que había tirado unos 5-6 años de chaqueta a la basura…¿y qué? Esos 6 años no estaban entre sus costuras, pero así lo sentí durante unos minutos. Mi graduación, los primeros años de universidad, vacaciones con amigas, con chicos, primer viaje con mi novio…

Y ahora que hablo de mi novio, esto me lleva a otro tema: desde hace unos días estoy preparando un CD para nuestro aniversario. En él he puesto todas aquellas canciones que me recuerdan a él junto con otras que hemos escuchado en viajes o que en general significan algo para nosotros. Todo nuestro año como pareja, resumido en 1 hora de música. Y es que no hace falta más, cada canción te va llevando en el tiempo, en el espacio y hasta en los olores: a playa, a esa comida tan rica que preparó un día que te encontrabas mal, su perfume…

Pero bueno, esto con la música no me pasa solo con el CD de mi novio, sino con el hecho de escuchar música en sí. Cuando no trabajaba y me quejaba de tener veranos tan largos (tonta de mí), podía quedarme hasta las 4 de la mañana escuchando música tranquilamente y, de adolescente, compaginaba la sobredosis musical con horas de escritura. Me gustaba hacer lo que yo llamaba, sin modestia ni humildad alguna, “novelas”. A día de hoy todavía conservo esos documentos, aunque me de bastante vergüenza leerlos.

Y siguiendo con mi adolescencia, cuando hice el cambio de look en el blog, os conté que mi andadura en el mundo digital empezó hace ya unos años con blogs de Disney. Resulta que el fin de semana pasado me dio por actualizar o directamente eliminar ciertas subscripciones a newsletters, tiendas online, páginas de descargas, “amigos” de Facebook y, con la tontería, encontré dos perfiles abiertos en redes sociales que llevaba muchos años sin usar. ¡Fue tan bonito leerme y ver lo creativa que era!

Siento que la creatividad juvenil nos brota por los poros, mientras que la creatividad que vamos adquiriendo de adultos hay que educarla para que salga en el tiempo que le tenemos reservado. Y es que cada vez tenemos menos tiempo para hacer aquello que nos gusta o simplemente para inspirarnos. Sin inspiración, sin vivencias, la creatividad se vacía y mucho más cuando vamos perdiendo la imaginación de otras épocas.

Pero a pesar de que todo suene tan negativo, me hace muy feliz recordar todas estas pequeñas batallitas. Me gusta volver a los veranos gallegos con mi hermana, bebiendo un ColaCao calentito y tomando un sandwich mixto después de un día de playa con viento. O volver a cuando me moría del aburrimiento convirtiéndome en una compradora (y lectora) compulsiva de libros. Los paseos sin sentido por la ciudad, cerca del mar para matar las horas o incluso quedar con las amigas que acabé perdiendo.

La vida es eso, caminar y descubrir, unos cuantos pasos después, lo que te gustó aquel paseo.

Por lo pronto, aquí #Mfilósofa se despide hasta dentro de un par de semanas. La guarida cierra sus puertas y la escritora se va a disfrutar de unas merecidas vacaciones.

M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s