¿Por qué escribo en anónimo?

Después de unas cuantas publicaciones prácticas con consejos, guías de viaje y, en general, “tono veraniego”, hoy os traigo una reflexión cortita a la que estoy dando vueltas desde hace unos meses.

Cuando llevas (casi) dos años al frente de un blog y ves que este crece y que escribir ya es un hábito para ti, te planteas buscar la forma de darle más visibilidad: de estructurar mejor sus contenidos, su diseño y de definir una estrategia a largo plazo. En resumen, todo lo que hoy en día se engloba bajo el concepto de “crear tu marca personal”.

Y ahí está la cuestión. ¿Cómo voy a crear una marca personal si quiero que se sepa lo justo y necesario sobre mi persona? Es una pregunta curiosa porque, desde un primer momento, La Guarida de la Escritora no ha sido otra cosa que mi diario personal. Me habéis ido acompañando en distintas etapas y, a pesar de que hayáis leído tanto sobre mí, no sabéis quién soy. No me podéis poner cara, ni voz, ni nombre.

Aquí puedo ser sensible.

Hay días en los que toda esta privacidad me parece una tontería, pero luego caigo en que si no estuviera “tan oculta”, no tendría la libertad que siento (y que necesito) para escribir. Aquí puedo ser sensible, puedo gritar a los cuatro vientos que estoy enamorada, que estoy cansada de mi trabajo e incluso puedo quejarme si me siento sola. ¡En esta guarida hasta os he contado abiertamente que estuve metida en Tinder! 😛

Si mi familia, mis compañeros de trabajo o incluso mi pareja leyeran todas las líneas que he publicado, probablemente se sorprenderían al saber todo lo que llevo dentro, y es que en persona no me muestro tanto. ¿Vais viendo lo raro que resulta todo? jeje

Esta guarida no deja de ser un lugar íntimo para mí, en el que dar rienda suelta a todo lo que pienso y siento sin que ningún conocido se preocupe o se sienta ofendido (si acabas de llegar, tranquilo, no pongo a nadie a caldo en este blog 😉 ).

Por otro lado, muchas veces me gustaría poder compartir con ellos cosas sobre este proyecto, por ejemplo, cada vez que hay un nuevo seguidor, cuando subo una entrada que les pueda interesar o cuando una foto “lo peta” en Instagram, pero no puedo, porque tengo que protejer “mi secreto”, mi diario…¡dicho así suena absurdo!

¿Qué opináis? ¿Vosotros sois más de exponeros o de contar poco? ¿Tendríais curiosidad por conocerme un poco más?

M.

4 comentarios

  1. ¿Y si la vida real fuera esta? No, no se me ha ido la pelota, todavía no.
    Pero es una buena hipótesis. En ese supuesto, la duda sería si mostrar este mundo, el que importa, al otro…

    A mí me correrian a collejas. Las risas llegarían al 7 en la escala Richter. Me mirarían raro, más aún que de costumbre… y a lo mejor tendría que elegir.

    No, el agua es agua y el aceite, aceite.

    Le gusta a 2 personas

  2. Yo tampoco creo que haya que mezclar agua y aceite. En mi caso, mi blog no tiene aspectos personales de mi vida. Uno de los aspectos más preciado y preservado de mi vida, es el gusto por la literatura, leer y escribir. Aunque últimamente estoy dispuesta a compartirlo con algunas personas de mi esfera más íntima. Pues los quiero hacer partícipe de este gusto por la literatura. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Coincido contigo. A veces apetece compartir, aunque sea con personas muy bien “seleccionadas”, esa parte más íntima e importante para nosotros. Gracias por comentar 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s