Conociendo Portugal: Oporto, Braga y Ponte de Lima.

Mi conexión con Portugal empezó hace más de 10 años cuando vivía en Vigo. La comida de los domingos en Vilanova de Cerveira era algo normal en mi familia. En verano solíamos alquilar bicis en el paseo junto al Río Miño y, de vez en cuando, comprábamos una toalla o mantel en la Fortaleza de Valença.

En agosto decidimos visitar Lisboa y puedo decir que fue la primera vez en la que sentí que estaba en otro país con una identidad propia no tan parecida a la nuestra. Es evidente que en los pueblos más fronterizos no se nota tanto la diferencia (el paisaje es el mismo, mucha gente habla español…), pero en ese viaje digamos que identifiqué Portugal como otro país. Parece mentira, no soy ninguna niña, pero siempre me pareció un lugar “muy mío” y cercano a mi rutina.

La idea de volver a Portugal por Semana Santa no la tuve yo. En medio de mi desesperación por encontrar un destino al que escapar, un compañero de trabajo me sugirió Oporto. No las tenía todas conmigo porque sabía que era difícil que el tiempo nos acompañara, pero estaba mejor de precio que cualquier ciudad andaluza (mi otra opción) y de camino podría pasarme a visitar a mis abuelos.

Así que entré en Airbnb (mi aliado viajero favorito) y reservé un apartamento cerca del centro. Si visitas cualquier ciudad de Portugal, ten en cuenta que los edificios suelen ser muy antiguos y probablemente no tengan ascensor. Asegúrate bien si vas con niños (y sus carritos) o si directamente no quieres subir a un quinto por escaleras con las maletas a cuestas. Yo olvidé comprobarlo, pero por suerte nos tocó un segundo con ascensor 😉

Como te decía, aproveché el viaje para visitar a mis abuelos en Galicia. En este post sólo me voy a centrar en la parte portuguesa de mi viaje, pero dime si te interesaría saber qué hicimos durante dos días entre Ourense y Tui 😉

Itinerario

  • Entrar a Portugal el lunes por la mañana desde Tui.
  • Comer en Ponte de Lima.
  • Llegada a Oporto el lunes por la tarde.
  • Free tour en Oporto el martes por la mañana.
  • Comida y paseo por el centro por la tarde.
  • Visitar Braga el miércoles.
  • Cruzar a las bodegas de Gaia el jueves y volver a Madrid.

En mi opinión, nos faltó un día más en Porto para hacer el famoso Cruzeiro das 6 Pontes. ¿Alguien por aquí que lo haya hecho? ¿Está bien o es sólo un “saca-cuartos”?

En cualquier caso, siempre me pasa eso de sentir que me dejo algo por ver cuando estoy de vacaciones, pero puede ser una buena excusa para volver 😉 . Pasemos a los detalles:

  • IMPORTANTE: Cuando viajes a Portugal en coche, revisa previamente si tu ruta tiene peajes. En el país vecino, hay muchos de prepago, conocidos como peajes electrónicos. Te dejo por aquí un enlace con más información. Dicho esto, nosotros utilizamos la opción “avoid tolls” de Google Maps y recorrimos pueblo tras pueblo.
  • ¿Por qué paramos en Ponte de Lima? Porque hace muchos años tuve una actuación de baile allí y me apetecía recordarlo jeje. Es un pueblecito muy pintoresco atravesado por el Río Limia y que deja postales tan bonitas como estas:
  • Allí, al igual que en todo Portugal, se come muy buen bacalao, pero si prefieres variar, otro plato típico del Alto Minho es la lampreia. No la he probado nunca, pero la verdad es que no me atrevo, creo que hay que tener estómago para lanzarse. Se trata de un pescado con aspecto parecido al de una serpiente. Búscalo en Google y me cuentas 😉 Como tradicionales que somos, escogimos el bacalhau del chef del restaurante O Convento da Gula (curioso nombre) y estaba buenísimo. La mousse de chocolate de postre, también los dejó sorprendidos (aunque no hay foto):
  • Cruzamos el “ponte de Lima”, caminamos por unos jardines y, en definitiva, quemamos la comilona antes de ponernos de nuevo en ruta. Llegamos sobre las 7 de la tarde a Oporto bastante cansados, así que compramos una cena de microondas y subimos al piso. Nos recibieron muy bien, pero hubo sorpresa. Desde marzo de este año, Porto cobra una tasa de turista 2€ por noche/persona en todos los alojamientos turísticos.
  • Nos acostamos pronto y al día siguiente: free tour! Ya te había contado en una entrada anterior que los free tours me parecían una estupenda opción para conocer un poco más de las ciudades que visitamos sin dejarnos un presupuesto. A mí me vino genial hacerlo porque no había tenido mucho tiempo de planificar el viaje y, de esta forma, pasaríamos por todos los puntos clave de la ciudad en unas 3 horas: Torre dos Clérigos, estación de São Bento, Ayuntamiento, Librería Lello, miradores, la Catedral…Si bien la guía hablaba en español, tuvimos la suerte de dar con una portuguesa, así que todo lo contaba con el cariño de alguien del lugar. Muy recomendable.
  • Muertos de hambre y acalorados (fue el único día de sol que tuvimos en Porto) acabamos en el restaurante N’o Mercado. Yo me comí una hamburguesa riquísima y mi novio se atrevió a probra la francesinha. Se trata de un sándwich típico de la zona sólo apto para carnívoros. Lo probé, estaba muy bueno.
  • Por la tarde, recorrimos las calles principales, esas que tienen más gente, más tiendas de souvenirs y más cafeterías. Entre ellas destaca la Majestic. No pudimos entrar porque estaba hasta arriba, pero es muy bonita, con un estilo clásico que vi en varias cafeterías portuguesas (en concreto de una  de la que hablaré más adelante).majestic
  • Al día siguiente, nos lanzamos de nuevo a carretera para conocer Braga.  Al llegar, dimos una vuelta por la ciudad y comimos de nuevo (ya venáimos bastante gordos) en Centurium. Allí probamos otra cosa curiosa: un postre hecho con clara de huevo al que llaman “molotov”.  Lo suelen bañar con caramelo, pero en este caso, estaba bañado en yema cruda. No me gustó mucho 😦
  • Corriendo bajo la lluvia, llegamos al punto de encuentro de nuestro siguiente free tour. Llovía tanto que fuimos apenas 7 personas y mereció mucho la pena. Coincidiendo con el inicio de Semana Santa (te recuerdo que estábamos a miércoles), algunas iglesias que suelen cerrar durante el año, tenían sus puertas abiertas. Sí amigos, a Braga se va a ver iglesias. Pero al ser un grupo tan pequeño tuvimos también la suerte de colarnos en una hermandad y ver sus figuras para las procesiones.
  • Nuestra guía, otra vez portuguesa, nos llevó a pequeñas tiendas (como la famosa Casa das Bananas o la histórica tienda de cavaquinhos de Braga) e incluso visitamos la biblioteca y su sala de estudio, donde morí terriblemente de amor (no pude hacer fotos en ninguno de esos sitios, así que os dejo un poco de Braga).
  • Al finalizar el tour, en la Praça da República (foto de arriba), desde la que se ve el Santuario Bom Jesus do Monte, nos recomendaron acercanos (a pocos metros) a el Café Vianna, donde comí una de las mejores meriendas de mi vida. Como ves, para mí viajar es principalmente comer, ¡qué vergüenza!bragamerienda
  • Ya para terminar, el jueves dejamos el piso a las 11 y decidimos cruzar por fin uno de los famosos puentes de Porto para ir hasta Gaia, donde se encuentran las famosas bodegas de vino Oporto donde compramos algunos regalos para la familia.barquito
  • Cuando salimos de la tienda (Porto Cruz) empezó a llover otra vez. Llegamos al coche y emprendimos rumbo a España. Tardamos unas 9 horas en llegar a Madrid sin peajes (sólo el de Guadarrama). Fue un palizote, pero condujimos los dos y aprovechamos para guardar imágenes de pueblecitos portugueses y hablar de todo un poco. Y ya que hablamos de coches, dejame que te diga que si puedes no repostar combustible en Portugal, mejor que mejor. Te hablo de que la gasolina estaba a 1.759 euros el litro. El diésel rozaba el 1.50.

Y ya para terminar, sobra decir que en el viaje disfruté de la compañía, de desconectar de la rutina y de toooda la comida, pero también de los portugueses con los que tuvimos el placer de hablar. Su humildad, su educación, la dulzura de su acento al hablar nuestro idioma (porque sí, son ellos quienes intentan ayudarte a que entiendas) y su amor por su tierra, hacen que tenga una eterna devoción por este país, así que segurísimo que vuelvo.

M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s