La importancia de parar.

Mi trabajo me aburre, el gimnasio me cansa, a mi pareja la veo poco, mi familia demanda mi tiempo…Y así una y otra vez en mi cabeza. Una entrega por aquí, un post pendiente por allá, haz una foto para Instagram, haz el cambio de armario, termina con la decoración de la casa, llama a los abuelos, reserva vacaciones, prepara la semana del bullet, recuerda esa prueba médica de las 6 de la tarde, recoge los resultados la semana que viene…

Es agotador. Tanto que el lunes pasado, después del entrenamiento en el gimnasio, mi cuerpo se cansó y casi no sé cómo llegué a casa. Al día siguiente estaba con un virus que me ha tenido de baja toda la semana.

Han sido unos días cargados de impotencia. Mi cabeza estaba todavía activa, pero mi cuerpo no. No era capaz de seguir el hilo de una serie de la tele, o de mantener mi bandeja de correo actualizada. La ropa se me iba acumulando en la silla de la habitación y las ganas de hacer fotos Instagram de mi vida eran nulas.

Y en esa situación de no poder hacer absolutamente nada te das cuenta de lo importante que es parar, reflexionar con otra perspectiva, encontrarte a ti misma. Reconozco que esto último yo no lo he hecho todavía, ni creo que lo vaya a conseguir en mucho tiempo, porque sé que en cuanto mi cuerpo esté un poco más activo, mi cabeza volverá a los pensamientos que os contaba en el primer párrafo.

¿Qué puedo hacer entonces para que el día a día no me abrume? 

Lo pregunto al aire porque a lo mejor alguno de vosotros lo sabe. A mí lo único que me va quedando cada vez más claro es que debemos hacer las cosas que nos apetecen. Apostar por el ocio que nos gusta y por el trabajo o estudios que nos gustan, porque en definitiva, lo que nos motiva será finalmente lo que nos ayude a encontrar nuestros objetivos y metas.

Lo que a mí me ocurre, es que en las decisiones importantes, siempre me he dejado llevar por hacer lo correcto, aunque no fuera lo que más me gustara, y creo que ahí radica mi malestar principal y toda esta sensación de ansiedad que estoy sintiendo. Tengo que buscarme y, sobre todo, encontrar qué es lo que me pide el cuerpo para tirar hacia adelante de otra manera.

Es por eso que voy a tomarme unas mini-vacaciones de blog. No sé cuánto durarán, pero el mes que viene tengo planeado un viajecito que seguramente os venga a contar, así que no estaré lejos por mucho tiempo 😛

Como ya os he dicho, necesito tiempo para poder poner mis ideas en orden y encaminar las cosas. Mientras tanto, podéis entreteneros con todo el contenido que hay por aquí. Os dejo una lista con alguno de mis posts favoritos  😉

  1. ¿Qué son las mujeres reales?
  2. Conociendo Portugal: Oporto, Braga y Ponte de Lima.
  3. Cómo organizar tu año: métodos de planificación.
  4. Diferencias entre padres e hijos de distintos países.
  5. ¿Recuerdos analógicos o recuerdos digitales?
  6. Aprendiendo a escribir textos: ¿Cómo preparar un post?

M.

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s